Hatuey 509 año de heroismo


El fuego de la hoguera se reflejó en la mirada de Hatuey mientras recibía una última propuesta de salvación, al menos en otra vida. Bautizarse le dijeron, lo llevaría a un cielo maravilloso donde el sufrimiento no existe.

Hatuey era condenado a la hoguera por ser uno de los primeros rebeldes en el Caribe y el primero que tomo las armas en la isla cubana contra los colonizadores. Viajó a la Mayor de las Antillas desde la Española, para advertir a los Tainos sobre los recién llegados:

“Ellos, son crueles y ambiciosos. Su Dios es el oro. Nos dicen, estos tiranos, que adoran a un Dios de paz e igualdad, pero usurpan nuestras tierras y nos hacen sus esclavos. Ellos nos hablan de un alma inmortal y de sus recompensas y castigos eternos, pero roban nuestras pertenencias, seducen a nuestras mujeres, violan a nuestras hijas…»

Su claridad le permitió organizar una pequeña resistencia que enfrentó a los invasores en el territorio de la actual provincia de Granma hasta 1512. Entonces, el valiente Hatuey como le llamara el sacerdote católico Bartolomé de las Casas, fue llevado a la hoguera donde le propusieron el bautizo para su salvación eterna:

Hatuey preguntó si los españoles también irían al cielo. Ante la respuesta afirmativa, el líder indígena aseguró que “prefería no ir al cielo para estar allí con gente tan cruel”

Así las llamas de la que consumieron a Hatuey lo colocaron como el primer mártir de la tierra cubana, dispuesto a renunciar a su vida con tal de no ser esclavo.


Sin opiniones en esta entrada.

Escriba su comentario

+ 6 = 13

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.